Logo-Palma-e1669841031857.png

Primera Compañía Espiritual del Santo Rosario y Coro del Ave María, Venerable, Antigua, Ilustre, Franciscana, Lasaliana, Vicenciana, Pontificia y Real Archicofradía Sacramental de Nuestra Señora de la Palma Coronada (Agregada a la del Stmo. Nombre de María de la Corte de Roma) y del Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de las Penas Coronada.

Vice-Hermano Mayor

Hermano Mayor

Fiscal

Secretaria

Mayordomo

Tesorera

Vocal Formación

Vocal Caridad

Vocal Juventud

Vocal

Vocal

Vocal

JESÚS RIVERA BARCÓN
Vice-Hermano Mayor

LA HERMANDAD DE TODA MI VIDA

Mi nombres es, Jesús Rivera Barcón, comercial de profesión, hermano de la Archicofradía desde el año 1982 y padre de una familia inmersa en el seno de la Hermandad.

Desde joven, siempre estuve ligado a La Palma. Mis amigos, conocidos, familiares y allegados, son fieles devotos de nuestros Amantísimos Titulares. Además, tengo la gran suerte de estar casado con una mujer que destrona cada lunes Santo su voz, en forma de oración cantada, para “el mejor de los nacíos”.

Es una gran oportunidad que se me brinda, el hecho de poder conformar parte de esta candidatura que hago extensible al resto de compañeras y compañeros que nos acompañan. En ella hay muchísima ilusión por conseguir el objetivo marcado y, por supuesto, unas ganas enormes de comenzar a hilvanar un proyecto de trabajo, fruto de tres años de constancia, esfuerzo y esmero para la Hermandad de toda mi vida.

PEDRO BUENO CRUCES

Hermano Mayor

 

UN APELLIDO DE HERMANDAD

Me he permitido el lujo de basar el título de mi presentación, en un artículo que hace tan solo unos días, se publicaba en la prensa gaditana (Diario de Cádiz) dando a conocer así, la trayectoria de un hermano octogenario de la Archicofradía del Ecce Homo de Cádiz, como es, D. Melchor Mateo.

Y hago hincapié en esto, porque también La Palma puede presumir de muchos apellidos que, desde su fundación, han hecho grande la Hermandad, entre ellos, el de mi abuelo, Pedro Bueno Cumplido, uno de los fundadores de la Cofradía, conjuntamente, con Virué, Llul, Gutiérrez, Vázquez, Gallego, García, Rodríguez, Alcedo, González, y tantos otros que, con el devenir del tiempo fueron creando esa “escuela de cofrades” que es La Palma y que hemos heredados de todos ellos.

Mi nombre es, Pedro Bueno Cruces, nieto de uno de los fundadores de la Cofradía de la Misericordia, Abogado en ejercicio y colegiado en el Ilustre Colegio de Abogados de Cádiz, Mediador Civil y Mercantil (Máster en la Facultad de Cádiz) y miembro del Servicio de Atención y Mediación Intrajudicial Canónico (SAMIC), por la Archidiócesis de Valencia. El primer hermano de la Archicofradía viñera en realizar el curso de formación cofrade que oferta, actualmente, el Obispado de Cádiz y Ceuta, para todas aquellas personas que sean o pretendan ser mandatarios en cualquier Junta de Gobierno.

Casado y con tres hijas, Esther, Mª. José y Rocío Mª. de la Palma, mi infancia siempre estuvo muy marcada por mi familia paterna, quienes vivían en la calle San Félix número 15 (encima del Restaurante El Faro). Mi abuela Pepa, mi tía Carmen Bueno (camaristas, ambas, de la Hermandad), mis primos, Arturo y Paco y mi padre, Manuel Bueno Fernández, moraban en ese domicilio donde, hasta que mi padre se casó, vivió y compartió muchísimas eucaristías en la capilla del Hospital de Mora, como ayudante del celebrante, entonces cura de La Palma, Rvdo. D. Juan González Macías.

Los mejores y mayores recuerdos de mi infancia se siembran, en los meses de mayo, mientras mi abuela Pepa vivió. Era en ese mes, normalmente, cuando la procesión pascual partía de la Parroquia de la Palma para llevar la comunión a enfermos e impedidos, entre ellos, mi abuela. Se adornaba de flores el patio, se regaba con pétalos las estancias por donde iba a pasar Su Divina Majestad, se perfumaba la casa y, por supuesto, la medalla al cuello de la Archicofradía por parte de todos los asistentes. A su término, el riquísimo chocolate que mi tía Carmen preparaba para todas las personas que habíamos presenciado la llegada del Señor a nuestra casa, como modelo de convivencia para celebrar ese domingo “festivo”.

Entré a formar parte de la nómina de hermanos de la Archicofradía de la Palma, un mes de octubre de 1993. Desde entonces y, hasta la actualidad, he tenido la suerte de portar en mis hombros a la Titular de la Archicofradía, Nuestra Señora de la Palma Coronada, y de formar parte de dos Juntas de Gobierno ostentando el cargo de Secretario.

El hecho de presentarme como candidato a Hermano Mayor surge por la petición reiterada de un nutrido y extenso grupo de hermanas y hermanos, que disconforme con el trato humano recibido por la Hermandad, me solicitan que dé un paso al frente, para que la Archicofradía vuelva a ser aquella que siempre transmitió valores como: cercanía, ilusión, familiaridad y generosidad, para así, volver a reencontrarse con ese modelo de vida lasaliano que los primeros hermanos impregnaron en su cotidianeidad diaria, en el propio seno de la Hermandad.

JOSE MARÍA RIOL MORENO

Fiscal

CONSTRUIR PARA SERVIR

Mi nombre es José María Riol Moreno. Nací en San Fernando un 29 de septiembre de 1971. Soy abogado y funcionario de la Junta de Andalucía. Mi vida ha estado siempre vinculada al deporte del que he aprendido y tratado de poner en práctica, valores de honestidad, compañerismo y deportividad.

Hermano de la Archicofradía  desde hace más de treinta y cinco años, puedo decir que soy de la Palma de toda la vida.  Orgulloso siempre de mi Hermandad desde aquel momento que de la mano de mi padre y su compañero de trabajo en el Instituto Hidrográfico de la Marina, Don Manuel Rodríguez, me concedieron el honor de ser hermano y devoto fiel de mi Cristo de la Misericordia al que tanto le debo.  A lo largo de todo este tiempo he conocido a múltiples personas que me han enseñado, con sus experiencias y conocimientos, el legado de la identidad de nuestra Archicofradía y la glorificación a nuestros Amantísimos Titulares. 

Mi compromiso con la Cofradía se ha ido incrementando con el paso de los años y siempre he tratado de colaborar para “sumar” en todo lo que se me pedía y pudiera aportar. Ahora ha llegado el momento de asumir con responsabilidad este ilusionante proyecto de Junta de Gobierno. Con optimismo, confío en poder aportar ideas que contribuyan al mayor auge de nuestra Hermandad. Desde mis estudios y labor como servidor público, entiendo que el consenso y la empatía deben ser los instrumentos que nos servirán para construir y ayudar al prójimo.  Creo que resulta imprescindible el trato cercano para conocer de primera mano las necesidades, e inquietudes  de cada persona. Solo así, podremos conseguir cumplir con nuestro objetivo principal, que no es otro que poner en valor el patrimonio humano que nuestra Archicofradía atesora, haciendo extensivo el término de “ Hermandad “ que nos identifica y más en estos tiempos difíciles en que vivimos.

Tenemos que hacer lo mejor que somos capaces de hacer, porque sin duda hay más alegría en dar que en recibir.

ANA ESPERANZA ABASCAL BABLE

Secretaría

“DE DÓNDE VENGO, LO QUE SOY”.

Mi nombre es Ana Esperanza Abascal Bablé nacida en 1995, profesora de Educación Infantil y ligada a La Palma desde antes de nacer. 

No debe ser casualidad el amor que siento por nuestros titulares ya que tengo la suerte de pertenecer a una familia llena de grandes viñeros. Desde mis abuelos maternos, Eduardo Bablé y Amalía Neira, siendo este el autor de la Misa Típica Gaditana, hasta mis padres, pasando por mis tíos-abuelos Fernando Bablé y Regla Repeto.

Fueron ellos quienes me enseñaron uno de los objetivos que personalmente quiero conseguir con esta candidatura, “Cuidar lo que somos y tenemos”. No olvidarnos de dónde venimos y sobretodo dónde estamos. Cuidar nuestras raíces y animar a todo aquel que quiera aprender de ello. 

Todo esto viene motivado por unas ganas inmensas de darle un valor y una oportunidad a toda persona que quiera formar parte de nuestro patrimonio además de acercarlo a aquellos que por unos motivos u otros lo habían perdido. 

En resumen, el patrimonio más grande que tiene una hermandad, son sus hermanos.

JUAN ANTONIO DOMÍNGUEZ SALAGARAY
Mayordomía

 

HOMBRES Y NIÑOS, DICEN Y CLAMAN, NUESTRO REFUGIO SEA LA PALMA.

Mi nombre es Juan Antonio Domínguez Salagaray, nacido en Cádiz en mayo de 1988, Técnico en Peluquería y Cosmética Capilar, actualmente estudiante de Farmacia y Parafarmacia con especialidad en Dermocosmética, hermano de la Archicofradía desde hace 17 años.

Desde mi ingreso en la nómina de hermanos he permanecido en activo, con anterioridad he pertenecido a la junta de gobierno de nuestra hermandad, durante varios años estuve encargado del cuerpo de acólitos, vinculado siempre a este sector ya que desde la misa de reapertura de la Iglesia de la Palma en 2007 me dedico a las labores de acolitaje al servicio del altar. Fuertemente ligado a la parroquia, donde a partir de 2009 vengo ejerciendo como catequista, evangelizando a las futuras generaciones de viñeros y viñeras, pertenezco desde 2010 al consejo pastoral parroquial, donde actualmente desempeño el cargo de secretario.

Al puesto de Mayordomo me enfrento con ganas e ilusión, respetando siempre la línea a seguir marcada por mis antecesores. Intentando siempre sumar, con la intención de dar lo mejor de mí al servicio de la hermandad y todos sus hermanos, ya que es deber del mayordomo velar tanto por el patrimonio material como por el patrimonio humano.

“La iglesia tiene que estar unida” Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz (Efesios 4, 1-3).

MARÍA JOSÉ BENÍTEZ CABALLERO
Tesorera 

 

NO HAY ACCIÓN PEQUEÑA CUANDO SE HACE DESDE EL AMOR HACIA LOS TITULARES

Me llamo María José Benítez Caballero (aunque me conocéis como Marisé). Soy doctora en Matemáticas y la primera vez que pisé la Palma fue el año que nací, en 1984.

Una serie de maravillosas casualidades me hicieron llegar a nuestra Hermandad. Mis tíos Manuel Cerezo, quien fuera hermano mayor de nuestra hermandad a principio de los años 80, y mi tía Ani Caballero, camarista de nuestra Señora, me enseñaron que no hay acción pequeña cuando se hace desde el amor a nuestros titulares. Desde coser las vestimentas de los pertigueros, limpiar los enseres, colocar los claveles, recoger los cancioneros tras la eucaristía de la hermandad hasta las labores administrativas propias, todo era un momento de convivencia familiar. Llegar a nuestra iglesia era llegar a casa.

Y esa es mi premisa siempre y muy especialmente en esta candidatura. Trabajar por nuestra hermandad en convivencia fraternal.

CYNTHIA GONZÁLEZ DELFÍN
Vocalía de Formación

 

Mi nombre es Cynthia González Delfín nacida en 1999, soy Mediadora comunicativa, actualmente monitora de transporte escolar y enlazada a LA PALMA desde hace 14 años.

Mi transcurso por la Archicofradía de LA PALMA ya venía encadenada con el colegio María Milagrosa (La Palma), ya que desde pequeña siempre me han enseñado cómo amar al prójimo, desde el profesorado y contando con mi familia que siempre lo hemos puesto en práctica.

Mi juventud ha sido vivida dentro de esta Archicofradía, en la que hemos trabajado para la hermandad y los necesitados, y en la que siempre nos ha gustado estar en unión, paz y armonía.

Todos estos años de experiencia ahora me sirven de motivación, de tener ganas de emprender un nuevo camino y hacer que toda persona se sienta cerca, se sienta en la casa de Dios.

Es el momento de iniciar este camino junto a todos los hermanos y hermanas, es el momento de mostrar alegría al que lo necesita y no esperar nada a cambio, es el momento de cuidar nuestro patrimonio.

MARÍA DEL CARMEN SANSABAS GUERRERO
Vocalía de Caridad

 

CONSTRUYAMOS HOSPITALES DE CAMPAÑA

Soy, María del Carmen San Sabas Guerrero, dependienta de profesión y hermana de la Archicofradía desde hace poco más de tres años, aunque más de dos décadas detrás del Stmo. Cristo de la Misericordia, en la penitencia del mismo.

Entre las cualidades y virtudes de las que me gusta participar está el hecho de servir a los demás, de ayudar al prójimo a través de la Caridad. Ya lo decía Santa Teresa de Calcuta: “a veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.”

Llegó a esta candidatura con la experiencia viva de haber participado en el seno de otras Parroquias a través de los grupos de Cáritas. La ayuda al necesitado es mi pasión. Construir “hospitales de campaña”, como nos alienta el Santo Padre Francisco en su exhortación apostólica sinodal “Amoris Laetitia”, debe ser nuestra prioridad y una realidad, en nuestra Parroquia y el Barrio de la Viña.

Me pongo al servicio de la Hermandad y del Consejo Pastoral de la Parroquia de la Palma, para aportar mi hábito de vida en una candidatura donde la Caridad y el servicio al necesitado estarán presente como valor indiscutible de la Iglesia Católica.

JOSÉ MARÍA RIOL GONZÁLEZ
Vocalía de Juventud 

 

MI REFUGIO, MI FUENTE DE FE

Me llamo José María Riol González, gaditano nacido en el año 2004, antiguo alumno del colegio salesiano San Ignacio de Cádiz. Actualmente curso primero de estudios universitarios en la facultad de Ciencias del Mar y Ambientales.

Nací ya siendo hermano de la archicofradía. Desde que me impusieron su medalla, he ido creciendo en la fe a nuestro Cristo de la Misericordia y María Santísima de las Penas, sin olvidarnos de nuestra Chiquita de la Palma. Esta devoción que profeso es gracias a mi padre, fue quien me inculcó mi sentido de pertenencia a la hermandad y el amor por el barrio de la Viña.

Dicen que la vida es un largo camino en el que cuando menos te lo esperas, te depara grandes retos y oportunidades que cambian su devenir. Con mi participación en este proyecto de Junta de Gobierno, doy un paso adelante en mi compromiso con la hermandad. Pienso que el momento ha llegado, de poner en liza mi entrega y mis esfuerzos al servicio de los hermanos y hermanas, sin excepción alguna.

Desde la vocalía de juventud, intentaremos reunir y animar a los jóvenes de nuestro barrio para formar una gran familia y ser parte activa de nuestra cofradía. Aprender a crecer juntos en el camino de la fe a Cristo y María.

ANTONIO VADILLO SÁNCHEZ

Vocal

AÑEJO COMO LOS BUENOS VINOS

Con setenta años de edad, me considero el más veterano de todos los miembros de la candidatura, para darle así, ese sabor añejo que todo buen vino apetece. 

Mi nombres es, Antonio Vadillo Sánchez, viñero de nacimiento y palmero por la Gracia de Dios y su Excelsa Madre Celestial. Nací en la viñerísima calle Patrocinio, cerquita de la Parroquia de Nuestra Señora de La Palma y realicé mi primera Estación de Penitencia, con tan solo nueve años.

Entre mi familia, palmera a carta cabal, cabe descartar el hecho de que mi padre, D. José Vadillo, fue uno de los mejores cobradores que han pasado por la Hermandad. Además de ello, mis familiares, D. Eduardo Bablé, creador de la Misa Típica Gaditana en el año 1975, D. Fernando Bablé, insigne cofrade viñero, Dª. Regla y D. José Repeto, tan vinculados a la Archicofradía, fueron los culpables que, hoy en día, mis raíces estén impregnadas de gaditanismo en este Barrio al que tanto quiero.

Igualmente, he ostentado en muchas ocasiones, cargos relevantes en las diferentes Juntas de Gobierno que he conformado con Ex Hermanos Mayores como, D. Enrique Láinez Criado y D. Manuel Cerezo Escámez, entre otros.

Ser el más veterano en esta candidatura es sentirme la fuente necesaria para beber de la sabiduría, experiencia e historia viva, que pueda aportar a todas mis compañeras y compañeros que me acompañan en esta apasionada aventura. Y es por ello por lo que quisiera dar las gracias a, Don Pedro Bueno, por confiar en mí y darme la oportunidad de ayudar a conseguir para la Archicofradía de la Palma, una Junta de Gobierno acorde con los tiempos y la propia Hermandad.

ENRIQUE SANTOS MAYO

Vocalía Adjunta a Mayordomía

 

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

Mi nombre es, Enrique Santos Mayo, soy trabajador asalariado en una empresa de mariscos y he vivido nuestra Hermandad, desde que tengo uso de razón. Soy hermano, prácticamente, desde mi nacimiento.

La trayectoria dentro de la Archicofradía es de lo más variopinta: desde monaguillo y ayudante en labores de Mayordomía pasando por cargador de los tres pasos de la Hermandad.

Llevo a gala el hecho de que mi apellido es sinónimo de LA PALMA. Mis padres, tíos, primos y toda mi familia, en general, pertenecemos a ella desde toda la vida colaborando con la misma, en todo en cuanto se nos ha pedido.

Por tal motivo llego a esta candidatura, con el deseo expreso de seguir aportando mi pasado y presente a este proyecto de futuro que, sin lugar a dudas, está destinado a todos las hermanas y hermanos de nuestra Archicofradía, para que de una forma clara y directa, se conviertan en una realidad viva con la que construir nuestro futuro.

RAÚL IGLESIAS SAN SABAS

Vocalía Adjunta a Secretaría

 

VIVENCIAS DE NIÑO QUE PERDURAN COMO PADRE

Mi nombre es, Raúl Iglesias San Sabas, empresario gaditano y viñero de nacimiento, de esos que jugábamos de chiquillos en los barrotes de la Iglesia de la Palma y disfrutábamos cada cuaresma encima del tablao haciendo travesuras de niño. Padre de dos hijas, hermanas ambas, de nuestra Archicofradía, desde su primer día de nacimiento. Toda una vida vinculada a la Iglesia a través de los grupos Católicos a los que pertenecí durante muchos años.

Tuve la suerte de que mis padres me inculcaron, desde la cuna, el amor por nuestros Titulares. Fui bautizado, recibí a Jesús Sacramentado y me confirmé, en la Parroquia de la Palma, como tantos viñeros y viñeras, que hoy en día hemos tenido que buscarnos otros destinos para forjar nuestras propias familias, aunque eso no me impide volver, casi a diario, a casa de mis padres, para rememorar aquella infancia que siempre llevo en mis adentros.

Desde los trece años he tenido el orgullo y el privilegio, de ser los pies de Ntra. Sra. de la Palma Coronada y, en la actualidad, llevo más de dos décadas portando al Señor de la Misericordia, cada tarde de lunes Santo.

Siempre he creído en una Junta de Gobierno para nuestra  hermandad que fuera cercana, de hermanos de toda la vida, donde pudiéramos acercar nuestra Hermandad, a todos y todas las personas del barrio y, en dónde nuestro templo parroquial, siempre estuviese abierto para poder disfrutar de nuestros Titulares. Un lugar dónde crear una hermandad por y para todos.

Mi deseo es poder contar con la ayuda suficiente, para así, poder emprender esta nueva andadura que iniciaremos con muchísima ilusión y esperanza en el proyecto fomentado. Y por supuesto esperamos que, con nuestros hermanos y hermanas de la otra candidatura podamos hacer una hermandad Grande, como se merecen nuestros Amantísimos Titulares.